17 de abr de 2009

Por la noche,
oigo el ruído de las estrellas.
Ellas tienem la costumbre
de decirme cosas dulces...
palabras sensillas...
versos de amor...
Enamorado de ellas, me quedo listo;
listo para comprenderlas,
listo para obedecerlas,
listo para murrir de amor...
Por toda la noche,
todas las noches,
las miro... las oigo... las interpreto...
y como las interpretaciones son personales,
llego a la concusión de que ellas
también están enamoradas de mí.

(Joésio Menezes)

Nenhum comentário:

Postar um comentário